domingo, 9 de febrero de 2014

Cruyff y el entorno (escolar)

Haced la prueba. Id al buscador de google y teclead las palabras Cruyff  y entorno. Rápidamente os encontraréis con más de 70.000 entradas, muchas de las cuales relacionan al exentrenador del Barça con el concepto que él mismo popularizó en la década de los noventa.

Sin lugar a dudas, el entorno fue uno de los mayores y más temidos enemigos para el astro holandés. Todo aquel que estuviera más allá del vestuario era un enemigo en potencia. Periodistas, directivos, oposición e incluso algunos grupos de aficionados podían convertirse, según Cruyff, en adversarios tan o más peligrosos si cabe que los jugadores y entrenadores de los equipos rivales. La consigna era, pues, blindarse del entorno, protegerse de él para mantener la fortaleza del grupo. Quizá este punto de vista tan negativo sobre el entorno tuviera algo que ver en el abrupto final de la, por otra parte, exitosa carrera del legendario holandés en Can Barça.

Pero, ¿qué es el entorno? La RAE lo define literalmente como "ambiente, lo que rodea", es decir la suma de todos aquellos agentes y actividades que se desarrolla alrededor de un espacio o institución concreto. La actividad que se establece en el entorno de los centros escolares es, me atrevería a decir, infinita. Asociaciones de vecinos, centros de atención primaria, servicios municipales de diversa índole, comisarias, gimnasios y clubs deportivos, organizaciones no gubernamentales, grupos de voluntarios, otros centros educativos, academias de idiomas, grupos excursionistas, centros culturales... En fin, la vida en sus múltiples variantes.

Así pues, resulta impensable pensar en el entorno de los centros educativos como un espacio del cual salvaguardarse. Al revés, las escuelas y centros de formación deben abrirse a su entorno y optimizar los recursos disponibles para mejorar su experiencia educativa y para enriquecer y adaptar sus servicios a las demandas de la sociedad. Además, en el caso de los centros de adultos (donde una de las principales preocupaciones debería ser la mejora de la ocupabilidad del alumnado) estar atento al runrún del entorno puede ofrecer interesantes posibilidades formativas y ocupacionales que no hay que desaprovechar. Trabajar de manera creativa con el entorno para establecer sinergias y complicidades debe ser una vía a explotar por parte de los centros educativos. ¡Manos a la obra!


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada