viernes, 30 de diciembre de 2016

Crónica de un año que acaba (versión deberes pendientes)

Hace unos días nos pusimos estupendos y publicamos por aquí la Crónica de un año que acaba (versión happy) donde explicamos los distintos proyectos, personales y colectivos, emprendidos durante el año que está a punto de finalizar y que llegaron a buen puerto. La verdad es que ha sido, en general, un año enormemente positivo tanto a nivel personal como colectivo. No obstante, no es oro todo lo que reluce así que toca arremangarse y ponerse el mono de la autocrítica para valorar los "deberes pendientes" del 2016. Ya es una tradición esto de señalar las cosas que no funcionan en mi aula y en mi actividad profesional. ¡Lo mismo hasta nos sirve para mejorar alguna cosa! Así pues, vamos al lío.

A nivel de centro, es cierto que llevamos tiempo implementando propuestas de trabajo de manera transversal entre los distintos ámbitos curriculares. Hemos potenciado la comunicación entre los miembros del claustro y reforzado la figura de los equipos docentes donde intercambiamos información importante sobre nuestro alumnado. Además, desarrollamos propuestas de formación interna de manera periódica. No obstante, el ritmo es lento y todavía nos cuesta crear de manera colaborativa proyectos transversales que impliquen cooperar entre todas las áreas de trabajo. Es cierto que el tiempo apremia pero debemos intentar ser más ágiles en este sentido. Además, todavía debemos superar algunos posicionamientos tópicos en nuestra visión de la relación profesorado-alumnado. En ello estamos. Por otro lado, quizá abordamos más proyectos de los que un claustro pequeño puede hacer frente con garantías de éxito. Así pues, seguramente debemos reorganizar nuestro calendario de actividades y propuestas desde una óptica más realista que nos permita trabajar más desahogados y cómodos. 

En el ámbito del aula, la verdad es que uno siempre tiene dudas sobre distintos temas, especialmente en relación a la evaluación de los proyectos realizados. Unas veces por exceso, otras por defecto, servidor tiene siempre la sensación de no acabar de afinar en este sentido. Es verdad que estamos trabajando nuevas dinámicas evaluativas en consonancia con estas nuevas formas de trabajo más activas. Esto se traduce en el uso de herramientas de evaluación alternativas a las más tradicionales que nos permiten realizar, a mi juicio, una evaluación más completa y rica en la cual el alumnado es sujeto activo de la misma. No obstante, tengo mis dudas sobre su verdadero impacto sobre el aprendizaje del alumnado. Así pues, deberemos ajustar su uso para conseguir una evaluación más dinámica, menos atropellada y, sobre todo, más útil para nuestros estudiantes.

Otro aspecto a mejorar es el de ligar la realidad, el día a día, con los contenidos curriculares. A pesar de tratar de hacer un notable esfuerzo en este sentido los resultados no son siempre los deseados. A veces por escasez de tiempo, otras por dificultad para diseñar planteamientos más creativos e innovadores, no siempre se consiguen propuestas motivadoras que consigan dar respuesta a preguntas que se realizan nuestros estudiantes. Aunque en nuestra descarga debemos señalar que el modelo social que genera los referentes y define los intereses de gran parte de nuestro alumnado tampoco es que resulte de gran ayuda en este sentido. A pesar de todo, no hay excusa, así que habrá que seguir intentándolo.

Por último, seguimos tratando de abrir el centro con diferentes propuestas aunque nos sigue costando "sacar" el aprendizaje y los trabajos realizados al exterior. Muchas propuestas siguen quedándose en el ámbito interno del aula (o como mucho, del centro) y esto, en mi opinión, resta mucho potencial a los proyectos implementados. Enlazar el trabajo en el aula con la comunidad debe ser, pues, otra de las líneas de trabajo a desarrollar en los próximos meses. En este aspecto, tenemos ideas y propuestas que se irán materializando a lo largo del curso.

En definitiva, muchos deberes pendientes y mucho trabajo por delante. Aunque lo verdaderamente importante es tener la fuerza de afrontarlos con ilusión y ganas. Con esta actitud y trabajando en equipo seguro que los resultados más tarde o más temprano llegarán. ¡Seguimos, pues! 



No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada