domingo, 2 de marzo de 2014

"Pipas" y la vuelta a las aulas

Lo sé, llego tarde. Todo el mundo lo ha visto ya. Aún así, llevaba unos cuantos días queriendo hacer una entrada sobre el cortometraje "Pipas", galardonado con los premios a mejor guión y mejor dirección en la 11ª edición del NOTODOFILMFEST. En poco más de tres minutos y bajo la apariencia de una simple conversación entre amigas, el genial corto dirigido por Manuela Moreno muestra a la perfección uno de los principales problemas de nuestro sistema educativo: el fracaso escolar y la dificultad de un elevado número de alumn@s para adquirir las competencias básicas que, sin duda, van a necesitar para desenvolverse en el mundo adulto.

Con unos datos de abandono escolar temprano del 24,9% (MECD), solo por delante de Malta, Portugal e Italia, España se sitúa en la cola de Europa doblando la media de la UE en este aspecto. Sin pretender analizar aquí los porqués de este dudoso récord, la cruda realidad es que veinticinco de cada cien alumnos abandonan (o, en muchos casos, son expulsados) por un sistema educativo que de una forma u otra les impide la obtención de una formación básica que les permita enfrentarse con ciertas garantías de éxito al mundo adulto.

Una parte importante de este alumnado (casi 78.000 solo en Cataluña durante el curso 2012-2013) vuelve al sistema educativo mediante los centros de adultos, donde se trabaja a marchas forzadas para hacer frente a los requerimientos y necesidades de este y otros colectivos que, por motivos varios, no pudieron finalizar sus estudios básicos. Se trata de un trabajo enormemente gratificante aunque a veces muy frustrante debido, entre otras cosas, a las exigencias de un currículo que quizá olvida (y esto creo que es común en el resto de etapas educativas) las verdaderas necesidades del alumnado adulto.

Sin desmerecer el papelón que hacen Marta Martín y Saida Benzal (que lo bordan), yo quisiera destacar a quien, desde mi posición de profe de adultos, es el auténtico "figura" de la historia: el novio de Marta. Aun teniendo que compaginar los estudios de graduado en ESO con su trabajo en la panadería, lo hace de buena gana y con la ilusión de progresar y aprender cada día cosas nuevas. Sin duda, un gran ejemplo de superación y de crecimiento personal que, por suerte, nos encontramos a menudo en nuestros centros. Alumn@s que vienen o van directamentente al trabajo desde clase, o que nos piden salir unos minutos antes para recoger a los críos del colegio y que, con su ejemplo constante, nos recuerdan lo difícil y complicado que es el día a día del estudiante adulto.

En fin, si ya lo has visto, seguro que te apetece volver a verlo... Si no, aquí va... 

PD.: Por cierto, más cortos de Manuela Moreno en su página web  
 

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada